Sociedad y Medio Ambiente

Japón, tras la caza de ballenas

Julio 2014

En 2014, los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de las Naciones Unidas, por 12 votos contra 4, han decidido que la pesca de ballenas por parte de Japón en aguas del océano Antártico no tiene fines científicos y han prohibido la concesión de nuevos permisos. Por ello, Japón debe cesar de inmediato la caza de ballenas y revocar todas las licencias actuales. 


En 2010, Australia y Nueva Zelanda realizaron una denuncia contra Japón en los tribunales internacionales porque consideraban que Tokio estaba explotando una laguna legal del acuerdo JARPA II (II Programa Japonés de Investigación sobre Ballenas en el Antártico) con la excusa de la investigación científica, cuando el fin era únicamente comercial. 


Desde 1986 está vigente una moratoria que prohíbe la caza de ballenas a nivel internacional, pero países como Noruega e Islandia, continúan practicándola a pequeña escala con la excusa de la tradición. Mientras que Japón, aprovechándose de un vacío legal, se amparó en una normativa de la década de 1940 para seguir con la caza de “investigaciones científicas”. Con ello, en los últimos 20 años, unas 10.000 ballenas han muerto a manos de los balleneros japoneses. 



En abril de 2014 partieron cuatro barcos nipones del norte de Japón con el objetivo de capturar un máximo de 51 ballenas enanas (“minke”), reduciendo así su cuota de capturas. Dicha captura se trata de la primera campaña tras la sentencia de la CIJ, haciendo que así las autoridades niponas decidieran reforzar la seguridad en torno a la partida de los barcos ente las posibles protestas de activistas que van en contra de esta práctica. Así, la Agencia japonesa de pesca analizará el contenido del estómago de las ballenas en busca de posibles trazas de materiales radiactivos vertidos al mar a raíz de Fukushima; tras ello venderán la carne para su consumo.

El cerco a las ballenas se estrecha cada año. Japón, es el principal impulsor favor de la caza de cetáceos. El 16 de junio de 2006, en el marco de la 58 ª Reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), impulsó una resolución junto a países africanos y caribeños que apoya la reanudación de la caza comercial de ballenas, pero no obtuvieron el consenso necesario del 75% para eliminar una prohibición mundial con una antigüedad de 20 años. 



La resolución, que se aprobó por 33 votos a favor frente a 32 en contra y una abstención, declara que la moratoria sobre la caza comercial de ballenas estaba encaminada a ser una medida temporal y que ya no era necesaria. 



La reunión de la Comisión Internacional Ballenera se convirtió en un caos después de la votación sobre la resolución, que fue elaborada por seis naciones caribeñas. Se desconoce por el momento el impacto que podría tener la medida. 



Sin embargo, algunos observadores indicaron que la votación significó un cambio en el balance de poder entre los que se oponen a la cacería comercial de ballenas frente a las personas que la respaldan. 



Los delegados de las pequeñas naciones caribeñas y de otros países africanos consideraron que la resolución era necesaria para obligar a la Comisión Internacional a adoptar su mandato original de controlar la cacería de ballenas, y no su prohibición total. 


¿Qué es la Comisión Ballenera Internacional (CBI)? 



Es un organismo internacional que regula la pesca y captura de ballenas, creado en 1946 para proteger a estos gigantescos mamíferos. En 1982, cuando varias poblaciones de ballenas estaban casi al borde de la extinción, se aprobó una «moratoria», un veto a la pesca de ballenas con fines comerciales, que entró en vigor en 1986. Desde entonces, todas las reuniones de la Comisión están presididas por la cada vez mayor rivalidad entre los países que quieren seguir capturando ballenas- encabezados por Japón, Noruega e Islandia- y los detractores de esta caza. 



¿Quiénes forman parte de la Comisión? 



Setenta naciones pertenecen a la CBI. Los últimos países que se han adherido son Camboya, Guatemala, Israel y las Islas Marshall. Sin embargo, sólo tienen derecho a voto en las reuniones de la comisión los países que estén al corriente del pago de las cuotas de pertenencia a la asociación, que no todos cumplen. 



¿Qué países cazan actualmente ballenas? 



Japón comenzó lo que el país denomina «captura de ballenas para investigación científica» en 1987, utilizando un resquicio que hasta entonces no había sido contemplado por los miembros de la Comisión para proseguir con la pesca de estos mamíferos. El año pasado, los nipones aumentaron la cuota de capturas con este fin hasta 880 ballenas minke en el Océano Antártico, además de multitud de otras especies de ballenas. 



Además, Noruega rompió la moratoria de la Comisión en 1993, y actualmente es la única nación que permite la caza de ballenas abierta con fines comerciales. Su cuota para la temporada 2006 permitió a sus pescadores cazar más de 700 ballenas minke. 



Islandia hace años que imita a Japón y denomina a su pesca «investigación científica», mientras que Rusia caza especies de ballenas que no están protegidas por la moratoria, como las orcas. 


¿Qué porcentaje es necesario para que se aprueben las medidas? 



Las medidas de importancia tienen que ser aprobadas por el 75% de los países miembros, lo que permite que sea relativamente fácil hacer minorías de bloqueo. En los últimos años se han acentuado las diferencias entre los países defensores de la caza de ballenas y los que quieren seguir capturándolas. Para el resto de las propuestas, basta una mayoría simple, formada este año por 36 países. 


¿Qué se negoció en esta 58ª Reunión? 



Uno de los puntos fundamentales de la agenda fueron los planes de Japón de ampliar sus «capturas científicas» a otras especies de ballenas, además de las minke. El principal país opositor a esta medida es Australia. 



La Comisión también discutió una serie de medidas por las que los barcos balleneros deberán ser vigilados para asegurar que las naciones respetan sus respectivas cuotas y que no se producen capturas masivas de ballenas. 



Además de ello, Australia volvió a encabezar la petición de que se apruebe la creación de un santuario para ballenas en el sur del Pacífico, con el argumento de que la población ballenera es especialmente baja, y la especie sigue estando en grave peligro de extinción. Finalmente, en 1994 se aprueba ésta petición creándose el Santuario Ballenero Austral o del Océano Sur. 



¿Qué dice el último Informe de la CBI? 



El último informe emitido por la Comisión Ballenera Internacional propone reducir el número total de cetáceos capturados a 209, frente a los 221 actuales. A pesar de esta propuesta, la CBI sugiere volver a permitir la caza de la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), especie amenazada cuya caza lleva prohibida desde 1985, incluyéndola dentro de estas cifras y alegando en su defensa que “algunas poblaciones de cetáceos se han recuperado” desde entonces. Por su parte, asociaciones conservacionistas han dado la voz de alarma ante esta posible decisión y la cuota de caza que establece la Comisión. 



Además de ello y ante la sospecha de que tras la opción de caza con fines científicos – sin cuota máxima de capturas – éstos cetáceos se destinan a consumo, el Informe propone un seguimiento de los ejemplares cazados con fines científicos mediante satélites y análisis de ADN. 



La decisión final sobre el informe se tomará en la próxima reunión anual de la CBI que tendrá lugar en Marruecos en junio. 



¿Acciones legales contra Japón? 



El primer ministro australiano, Kevin Rudd, anunció el pasado 28 de mayo que presentara una denuncia contra Japón para acabar con la industria ballenera. Además fuentes oficiales australianas informaron que ya está completo el formulario para solicitar un proceso judicial ante la corte Internacional de justicia en La Haya. 



¿Últimas declaraciones de Japón? 



Tras la reunión en Washington (EEUU) para debatir – entre al menos una docena de países a favor o en contra de la caza de ballenas – el acuerdo de las futuras cuotas de pesca que se decidirán en junio, Japón se pronunció al respecto con una buena noticia. El país parece dispuesto a firmar un acuerdo que incluya una reducción paulatina anual de las cuotas de pesca a cambio de que se levante el veto al comercio. Si finalmente Japón acepta reducir su nivel de pesca, se podrían salvar unas 5000 ballenas durante los próximos 10 años, ya que el acuerdo abarcará una década entera. 



La decisión final se tomará en el mes de junio, en la reunión plenaria de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), donde se decidirán las nuevas cuotas de caza para los próximos diez años. 



La Reunión 62º 


Los 88 representantes internacionales de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) suspendieron las negociaciones en Agadir (Marruecos) porque el pacto era imposible. 



El tema clave era el levantamiento de la moratoria de caza de ballenas que existe desde 1986. A pesar de este veto, se calcula que Japón, Noruega e Islandia capturan 1500 ballenas al año. Se pretendía que volvieran a acatar las reglas y por eso se hizo un borrador proponiendo volver a legalizar la caza bajo unas cuotas restringidas, pero la negociación ha sido rota. Esta cumbre ha sido decepcionante pues estos tres países seguirán cazando a pesar del veto.

Fuentes: 


Público, 22 y 24 febrero 2010
Público, 19 abril 2010
Público, 2 junio 2010
Público, 24 junio 2010
La Vanguardia, 19 junio 2006
El Mundo, 16 junio 2006
ABC, 1 abril 2014
rpp.com, 5 abril 2013
La Vanguardia, 28 abril 2014
publico.es, 31 marzo 2014

Un comentario sobre
Japón, tras la caza de ballenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn