Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Residuos > Tipos de residuos > Tóxicos y peligrosos > Gestión de pilas, baterías y acumuladores

Residuos

Gestión de pilas, baterías y acumuladores

Junio 2010

En España se consumen más de mil millones de pilas eléctricas por año. De ellas, un 15% se recoge en los depósitos acondicionados para tal fin, y sólo 7,5 millones (menos del 1%) se recicla, según datos de 2005 de la Asociación Española de Recogedores de Pilas, Acumuladores y Móviles (AERPAM).

Los datos para 2010 son más alentadores, ya que el consumo se ha reducido a la mitad (500 millones), pero la recogida para el posterior tratamiento sólo ha aumentado al 18%. Eusebio Gea, secretario de esta asociación, explicó que en España sólo existen dos instalaciones capaces de tratar estos desechos de alto poder contaminante, ubicadas en el País Vasco y en Cataluña. En la gran mayoría de comunidades autónomas (incluida Madrid) las pilas gastadas terminan en vertederos de seguridad, almacenadas dentro de cilindros de 200 litros de capacidad, pero no son sometidas a ningún tratamiento.

La gestión del mercurio de las pilas y acumuladores

Un informe de la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (ASIMELEC), dirigido por la Universidad Politécnica de Madrid, de vigilancia tecnológica sobre el sector de pilas y acumuladores (pilas recargables) en España reconoce que desde el año 1983 no se venden pilas tradicionales en España con contenidos en mercurio, y que más del 80% de las pilas vendidas no contienen ninguna sustancia peligrosa como cadmio, plomo o mercurio.

Hasta finales de 2007 no existía en España normativa para la imposición de un Sistema Integral de Gestión (SIG) en el que queden integrados, a nivel nacional, los productores e importadores, transportistas y recicladores. La normativa europea exige el 45% de reciclado de estos materiales, mientras que en España, para finales de 2005 se logró el 12%.

La Fundación Ecopilas es el primer Sistema Integrado de Gestión (SIG) para este tipo de residuos, diseñado para ayudar a la industria a cumplir con las exigencias de la nueva ley, ya que se encuentra plenamente operativo desde la entrada en vigor el pasado 26 de septiembre de 2008, de Real Decreto 106/2008.

La gestión ambiental de pilas, baterías y acumuladores

El pasado 1 de febrero de 2008, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto de recogida y gestión ambiental de pilas y acumuladores, el cual incorpora la Directiva europea 66/2006, que prohíbe la comercialización de pilas y acumuladores que contengan determinadas sustancias peligrosas y establece normas para el tratamiento, reciclado y eliminación de estos residuos.

Ámbito de aplicación

A partir de su entrada en vigor, el 26 de septiembre de 2008, se aplica a todo tipo de pilas, acumuladores y baterías, independientemente de su forma, volumen, peso, composición y uso con dos excepciones: las usadas en equipos ligados a fines específicamente militares para la seguridad de España, y las usadas en equipos destinados a ase enviados al espacio.

El RD abarca tanto a las pilas y acumuladores portátiles, es decir, las de consumo doméstico más frecuente, como a las industriales y de automoción, prohibiendo la puesta en el mercado de las que contengan ciertas cantidades de mercurio o de cadmio.

Objeto

El RD tiene por objeto prevenir la generación de residuos de pilas y acumuladores, facilitar su recogida selectiva y su peligrosidad y evitar la eliminación de las pilas y acumuladores usados en el flujo de residuos urbanos no seleccionados.

Obligaciones

El productor (incluyendo importadores) estará obligado a hacerse cargo de la recogida y gestión de la misma cantidad y tipo de pilas y acumuladores usados que haya puesto en el mercado. Para hacer efectiva esta obligación, se podrá seguir alguna de las siguientes opciones: contribuir económicamente a los Sistemas Públicos de Gestión; establecer su propio Sistema de Gestión Individual; participar en un Sistema Integrado de Gestión o establecer un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de la pilas, acumuladores y baterías usadas que se hayan puesto en el mercado, con especial mención a las pilas que contengan residuos peligrosos.

El RD obliga también a someter a tratamiento y reciclaje a todos los residuos de pilas y acumuladores que se recojan a partir del 31 de diciembre de 2008, utilizando las mejores técnicas disponibles a partir del 26 de septiembre de 2009.

El propio sistema de gestión recogerá estos residuos de los puntos de recogida llevándoles a unos centros de almacenamiento temporal donde se procederá a una segunda clasificación, separando pilas y acumuladores caracterizadas como residuos peligrosos y no peligrosos, que se entregaran a un gestor autorizados respectivamente.

Financiación

Corresponderá a los productores, conforme al sistema de gestión utilizado, sufragar todo los costes de las operaciones de recogida y gestión de estos residuos.

En el caso de que los productores opten por la creación de sistemas integrados de gestión, deberán asegurar su financiación mediante la aportación de una cantidad por cada pila o acumulador que pongan por primera vez en el mercado nacional y que será la misma en todo el ámbito territorial del sistema integrado de gestión y cuyo abono dará derecho a la utilización del símbolo acreditativo del sistema.

Parámetros

Por primera vez, la Unión Europea fijará unos índices mínimos de recogida de residuos de pilas y acumuladores portátiles: el 25% para 2011 y el 45% para 2015. Para alcanzar dichos objetivos es fundamental la colaboración ciudadana. El RD propone ir más allá de la Directiva comunitaria al contemplar también unos índices mínimos de recogida para pilas y acumuladores de automoción, siendo de un 90% para 2009 y el 95% para 2011; y estableciendo para las industriales un objetivo de recogida para 2011 del 95%. En esto los europeos nos llevan ventaja, ya que el 100% de la recogida es posteriormente reciclada, y el 75% de los materiales que contienen las pilas pueden reutilizarse tanto en la fabricación de nuevas unidades como en otros muchos productos que contienen sus metales y derivados químicos. Esto ocurren en más de 20 países europeos.

Otras obligaciones

Antes del 26 de septiembre de 2009, los productores de pilas y acumuladores portátiles y de automoción, y de las baterías compuestas por alguno de estos productos, deberán:

– Indicar en ellos su capacidad energética, de forma visible, legible e indeleble.

– Marcar el símbolo de recogida selectiva que pertenecen en la superficie exterior de las pilas, acumuladores y baterías.

-Marcar las pilas, acumuladores y pilas de botón que contengan más de 0.0005% de mercurio, más de 0.002% de cadmio, o más de 0.004% de plomo, además con el símbolo químico del metal correspondiente HG, Cd o Pb.

– Estampar éstos símbolos de manera visible, legible e indeleble en los equipos que las lleven incorporadas e incluirlos en el certificado de garantía y en sus instrucciones de uso, resaltando la prohibición de eliminarlos mezclados con los residuos domésticos.

Enlaces de interés:

www.asimelec.es
www.aerpa.org

Fuentes:

Revista Tecno Ambiente, Nº 145 y 151, 2005
El País, 30 mayo 2006
Revista Ambienta, Ministerio de Medio Ambinte, Nº 74, febrero 2008
Revista Residuos, Nº 107 septiembre-octubre 2008
Portal Ambientum.com, 5 marzo  2009
El Mundo, suplemento especial Ifema, 2  junio 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn