Tóxicos en alimentos

El nuevo monstruo de las galletas

pastel

La EFSA (European Food Safety Authority, Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) es una respetable institución, la máxima autoridad en materia de seguridad de la comida de la Unión Europea. Día tras día examina y escanea detalladamente nuestro paisaje alimentario buscando fallos y huecos por donde pueda entrar el veneno y la enfermedad en nuestro plato.

Recientemente está poniendo el acento en el excesivo consumo de azúcar, sal, y determinados tipos de grasas. Sus recomendaciones pueden dar origen a nuevas leyes e impuestos. El azúcar, por ejemplo, que parece ser ahora el verdadero villano de la alimentación (y no el tocino ni el bacon) está a punto de ser gravado con impuestos especiales en muchos países.

Otro campo de actuación de la EFSA y sus homólogas nacionales (en España AECOSAN, Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) es examinar muestras de comida para saber si se supera el límite de concentración de ciertas sustancias peligrosas (pesticidas, medicinas, compuestos químicos diversos). Este límite se suele llamar Ingesta Diaria Aceptable (IDA) y se calcula sometiendo a desdichados animales a dosis primero masivas y luego decrecientes de compuestos peligrosos y luego reduciendo la dosis paulatinamente hasta que el animal deja de tener síntomas de envenenamiento.

Esa dosis, expresada por ejemplo en miligramos de sustancia por kilo de peso corporal,  se divide por cien y el resultado es la IDA para humanos. Se supone que podríamos tomar toneladas de cualquier alimento con esta proporción “segura” de compuesto peligroso sin que nos pase nada. No deja de ser extraño eso de que muchos de los alimentos que comemos tengan componentes tóxicos, aunque sea en dosis “seguras”. Una mosca en la sopa sigue siendo un incordio, aunque sea una mosca muy pequeña.

Un reciente informe de la EFSA nos ilustra sobre estas cuestiones. “Chemicals in food”,  “Sustancias químicas en alimentos” condensa en pocas páginas mucho tiempo de trabajo de muchas personas, más un millón de análisis de muestras. Los resultados, en general, son alentadores. Por ejemplo, el 97,1 % de las muestras analizadas tenían un contenido en pesticidas dentro de los límites legales, solo tenemos un 2,9 % de alimentos contaminados peligrosamente por pesticidas. Más inquietante resulta que un 43,4 % de las muestras contenían pesticidas, pero en las dosis permitidas. Esta cifra baja a 12,4 % en los productos de agricultura ecológica, un buen argumento a su favor.

Los porcentajes de animales contaminados por encima de la ley con residuos de drogas veterinarias parecen ser más bajos, menores del 1%. En este caso se trata de sustancias muy variadas (hormonas y clenbuterol para engordar más rápidamente el ganado, antibióticos, residuos de metales pesados y de toxinas, etc.). Muchos de estos compuestos están prohibidos para su uso en animales. Resulta inquietante que solamente la caza salvaje tenga elevados porcentajes (más del 5%) de contaminación con metales pesados, PCBs y dioxinas, compuestos tóxicos muy dispersos en nuestro medio ambiente.

Y llegamos a la acrilamida, sustancia acusada de cancerígena, que se puede originar tanto en una fábrica de alimentos procesados como en nuestra cocina, en una sartén o una tostadora. La acrilamida es un subproducto de someter compuestos farináceos a altas temperaturas. Recomendación general: tuesta hasta el color amarillo, nunca marrón. Y los productos a evitar o a comer con moderación son todos aquellos snacks crujientes que nos gustan tanto, como las patatas fritas, así como las galletitas “cracker” y lo peor de todo: ¡el café instantáneo!

Y por fin llegamos al asunto que motiva el titular de este artículo. Todo el mundo conoce el aceite de palma, que en los últimos años ha pasado a formar parte de muchos alimentos procesados que consumimos cotidianamente. El aceite de palma es un caso célebre para el ecologismo internacional, pues su obtención a base de deforestar enormes extensiones de selva en Indonesia y otros países, hábitat de orangutanes y otra fauna en peligro, ha creado cierto revuelo internacional.

Pero hay más. El aceite de palma es una especie de panacea universal para la industria alimentaria, porque aporta una agradable untuosidad a cualquier cosa comestible a la que se añada. El problema es que hay que desodorizarlo antes, para que no mezcle su fuerte aroma con el producto de base. Al someterlo a altas temperaturas para refinarlo y quitarle su olor natural, se forman ésteres de glicidilo (GE en inglés), reconocidos tóxicos y cancerígenos. Lo malo es que si queremos evitar ingerir GE no lo tenemos fácil: abunda en toda clase de galletas y productos de pastelería y bollería industrial.

Visto lo visto, ¿qué podemos hacer? Entre las dos opciones radicales de no comer nada que no proceda de mi huerto (que seguramente estará contaminado con metales pesados y dioxinas, como lo están las perdices en el campo) y lo que no mata engorda hay muchas posibilidades. En general, evitar la galletería y snackería industrial es una buena idea, así como consumir, si se puede, productos de agricultura ecológica. Y sobre todo, coger la costumbre de ir al mercado, hacer la compra y cocinar.

 

4 comentarios sobre
El nuevo monstruo de las galletas

  1. Vamos a ver, café instantáneo tiene mucha acrilamida por unidad de peso, pero una taza de café instantáneo tiene muy poco peso de café (aprox. 1,8 gramos). Si calculas la cantidad de acrilamida ingerida en cantidades reales de alimento, una bolsa de patatas fritas de 45 gramos (de las pequeñas), salen 0,18g de acrilamida. Sin embargo, una taza de café instantáneo equivale a 0,00144g de acrilamida.
    O sea, que habría que beberse 125 tazas de café para ingerir la misma acrilamida que en una bolsa de patatas (según los datos de la EFSA). En ese sentido, no me parece acertado decir que el café instantáneo es “lo peor de todo”.

  2. ! ole ¡ a ver si entre todos qeneramos la suficiente masa critica como para que los fabricantes cambien su formato. Menudo chasco me lleve yo cuando me enteré que simbolos de la alimentacion, desde mi infancia, contenian aceite de palma y me teneis que perdonar pero estos son las “campurrianas” y las galletas “chiquilin”, desde entonces ya no las compro y lo supero a base de bizcocho casero con harina ecologica.

  3. (vuelvo a leer el articulo) me sorprende encontrar “Se supone que podríamos tomar toneladas de cualquier alimento con esta proporción “segura” de compuesto peligroso sin que nos pase nada” yo tenia entendido que la mayoria de las sustancias toxicas tienen caracter acumulativo. Pregunto: luego cuanta mas ingesta de alimento contaminado realicemos, aun cuando con IDA tolerable, mas peosibilidades de superar este indice ¿no?.

  4. Grasa de palma, ¿Veneno en el supermercado?

    Recientemente, unos científicos españoles has descubierto que, entre las sustancias que mas favorecen la metástasis del cáncer, esta la grasa y el aceite de palma.

    Ya se sabía anteriormente que esta grasa vegetal es una de las mayores “tapa arterias” que existe, por encima de muchas grasas animales, como la del cerdo.

    Si vamos al súper y miramos bien las etiquetas de muchos productos, nos encontramos que estas grasas perniciosas están por doquier: en galletas, bollería, masa de pizza congelada, cremas de chocolate y muchos productos mas, como sucedía hace unos años con las famosas “grasas trans” o grasas parcialmente hidrogenadas, ahora cada vez mas en desuso.

    Las personas mayores y las que tenemos elevado el colesterol o los triglicéridos debemos tener especial cuidado con lo que consumimos. Muchos leemos la etiqueta y cuando leemos “grasa vegetal” nos creemos que consumimos algo sano cuando no es así.

    Resido cerca de San Antonio y de las tres grandes superficies, hay una que contiene en sus masas de pizza o bollos suizos, grandes cantidades de aceite de palma, curiosamente, este mismo súper presumía hace unos años, de haber eliminado las grasas trans de sus productos…

    Además, para cultivar palma se están cargando selvas y el hábitat de muchos animales a los que destrozan su medio natural para el negocio.

    Es cuestión de tiempo que esta grasa venenosa sea prohibida, pero mientras tanto, animo a los consumidores a que miren las etiquetas con lupa para evitar llevarse a casa un veneno cada vez mas reconocido. Y también debemos exigir a los responsables de estas empresas a prescindir de este peligroso producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn