Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Impactos ambientales > Contaminación atmosférica > El derecho a circular y el derecho a respirar

El coche y la ciudad

El derecho a circular y el derecho a respirar

1972-madrid-nigthmare
La plaza de la Cibeles a las doce del mediodía de un día soleado, en 1972.

 

Cuando te compraste el coche no sabías que te vendían una mercancía averiada. Es decir, un vehículo de tecnología obsoleta que emite gases tóxicos. Eso quiere decir que no podrás usarlo para moverte por la ciudad, cuando llegue el invierno y con él los episodios de contaminación. Tendrás que usar otro medio de moverte, como el transporte público, el taxi, el coche eléctrico o la bicicleta. Todo eso supone un gasto extra, a añadir a lo mucho que te cuesta mantener el coche en propiedad. No tiene nada de raro que estés furioso.

 Así lo entiende el ayuntamiento de Alcorcón, que ha demandado al ayuntamiento de Madrid en el juzgado Nº 19 “contra el Protocolo para episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno del Ayuntamiento de Madrid”. El argumento central de la demanda es que vulnera el derecho constitucional de los ciudadanos de circular libremente por el territorio nacional. Se supone que los servicios jurídicos de Alcorcón y de Madrid se pondrán manos a la obra y se lanzarán mutuamente contundentes argumentos.

En realidad es un problema de contumacia (tenacidad y dureza en mantener un error, según la Real Academia). Hace medio siglo que la ciudad de Madrid tiene problemas con los gases tóxicos que emiten los coches. Véase esta portada de una revista de 1972 como prueba. Pero no ha sido hasta comienzos de 2016 que el ayuntamiento de la capital ha hecho algo contundente para proteger a sus ciudadanos de estos gases tóxicos, el famoso Protocolo para episodios de alta contaminación. Es evidente que si se hubieran tomado esta medida antes la situación sería distinta. Por ejemplo, podríamos tener una zona de congestión como Londres, o extensas zonas de centro prohibidas a los coches, como Copenhague o Amsterdam. O cualquiera de las medidas que implantan las “ciudades sin coches” (car-free cities).

 Una vez que el ayuntamiento ha cumplido su deber de proteger la salud de sus ciudadanos, podemos echar un vistazo al otro lado del problema, el coche de combustión como vehículo de transporte. Hace medio siglo, otra vez, que se sabe que es incompatible con una ciudad sana. La cosa empezó en California a finales de la década de 1960 y luego se ha extendido a todo el mundo. ¿Cuál fue la respuesta de los fabricantes de coches?

La gran industria automovilística hizo el menor caso posible de las regulaciones legales a la baja de las emisiones tóxicas de sus vehículos. Retrasó una y otra vez la entrada en vigor de nuevos estándares de emisión más restrictivos, y costó dios y ayuda que comenzará a fabricar motores significativamente más limpios. Cuando las autoridades ambientales endurecieron la regulación, la respuesta de (al menos parte de) la industria fue simplemente trucar informáticamente la medición de emisiones, como demostró el caso Volkswagen. El resultado final es que la UE ha admitido lisa y llanamente que las mediciones de gases tóxicos de los coches son completamente irreales y ha dado a los fabricantes unos cuantos años más para fabricar coches algo más limpios, por favor, si no es molestia.

¿Qué pasará ahora? Las grandes ciudades están cansadas de la niebla tóxica que las cubre en invierno y han declarado la guerra al coche de combustión. Independientemente de medidas y restricciones concretas al tráfico, la demanda de Alcorcón pone el dedo en la llaga. ¿Tenemos derecho a circular por donde nos dé la gana, como reconoce la Constitución? ¿O están nuestros pulmones primero? A los conductores les esperan días difíciles. Pero no deberían echar toda la culpa a las autoridades municipales, sino más bien a quién permitió que les vendieran un vehículo tan inapropiado para la ciudad sin advertirles previamente de ello.

 

3 comentarios sobre
El derecho a circular y el derecho a respirar

  1. He vivido en Madrid, en los años 60 al 90 (los peores en contaminación), y me marché (con mi mujer y pequeño hijo) en cuanto pude, por que encontré trabajo en otra ciudad. Me resultaba agobiante ver el horizonte de calles, como Alcalá o Dr. Esquerdo, que “NO se veía el final de las mismas” por la enorme suciedad del aire.
    Muy bien planteado el artículo, pues, actualmente, es el coche el principar emisor de esa porquería ambiental.
    ¿Para cuando los coches eléctricos obligatorios para acceder a las ciudades ?? además de transporte público ecológico y eficiente.
    Nuestros pulmones (salud) deben anteponerse a los intereses de la industria petrolera (y automovilística)

  2. El modelo empleado hasta ahora es insostenible. Le duela a quien le duela hay que ir a una transición hacia otro más ecológico y sostenible. Si no lo hacemos voluntariamente nos vendrá impuesto por Bruselas. Ciertamente los fabricantes no parecen estar por la labor así que no queda más remedio que una política de restricciones e incentivos hacia vehículos menos contaminantes y transporte público más eficaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn