Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Biodiversidad > Espacios naturales > Doñana, cada día más vulnerable

Sociedad y Medio Ambiente

Doñana, cada día más vulnerable

Diciembre 2014

El Pleno del Patronato de Doñana emitió el 14 de enero de 2004, un informe favorable a la propuesta presentada por el Ministerio de Medio Ambiente para ampliar la superficie del Parque Nacional. El incremento del espacio protegido fue de un 7%, 3.400 hectáreas que se sumaron a las 50.720 que tenía el parque. 



Se trató de la primera modificación de sus límites desde 1978, cuando se le añadieron 15.000 hectáreas a las 35.000 que dieron origen al Parque Nacional en 1969. Las tres nuevas fincas que pasaron al Parque, limítrofes con los actuales límites, eran de titularidad estatal, bosques, matorrales y marismas. 



En julio de 2009, WWF presentó en la fiscalía de Huelva su informe “Cambios en el uso del suelo en el entorno de Doñana entre el POTAD y 2009” sobre el uso de suelo en el entorno de Doñana desde 2003, fecha de aprobación del Plan de Ordenación del Territorio en el Ámbito de Doñana (POTAD) hasta la actualidad. Además, se ha personado en este organismo como acusación en los casos ya existentes relacionados con la ocupación ilegal del suelo, para aportar su información técnica y científica. 


En los últimos años, la organización ya ha denunciado por vía administrativa a varias fincas con pozos ilegales, ubicadas en zonas red Natura 2000 y Ramsar. Algunas habían sido transformadas con posterioridad al POTAD, y otras extraían agua de forma ilegal en zonas del acuífero en situación crítica. Según WWF, se estima que existen casi mil pozos ilegales en el entorno de Doñana. Sin embargo, la organización no aprecia que la administración haya actuado. 



A finales de julio de 2009, se dio la siguiente circunstancia: nueve toneladas y media de hidrocarburo mezcladas con 391 de arena. Todo, expandido en 14 kilómetros de playas en un parque protegido. 



Se trata de la enésima advertencia que recibe Doñana, tal y como denuncian ecologistas y científicos tras el vertido, ya retirado, a causa de las operaciones de descarga de un buque en una refinería de Cepsa en el entorno de Doñana, hace casi tres semanas. 



Tanto ecologistas como científicos confían en que este nuevo episodio frene proyectos como la ampliación de la refinería de Huelva o el oleoducto del Grupo Gallardo. Los técnicos de Medio Ambiente, en un informe de 2008, instaban a esta empresa a valorar los riesgos del incremento (en más de 100 al año) de los petroleros en Huelva. Según el CSIC, este aumento elevaría el riesgo de mareas negras, con consecuencias tan devastadoras como las del Prestige. Aunque se produjo hace once años, el desastre de Aznalcóllar sigue pululando como un fantasma en la zona. “Hemos vuelto a salir ilesos, esperemos que sea una vacuna para prevenir desastres mayores”, afirma el director de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), Fernando Hiraldo. Según el CSIC, el impacto ha sido nulo esta vez, aunque se realizará un seguimiento a corto y largo plazo. 



La Junta de Andalucía ha abierto un expediente informativo a Cepsa, que atribuyó el vertido a una fisura producida por “un agente externo” contra la tubería que une la refinería con la boya en la que descargaba el buque. Según la ley autonómica de flora y fauna, las multas por vertidos pueden superar los 300.000 euros. 


La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, asegura que habrá sanción si se comprueba que ha habido infracción, pero aún no hay fecha de resolución. 



Por otra parte, se ha aprobado el proyecto Saladillo, el cual permite la producción y almacenamiento de gas en el Parque Nacional de Doñana, que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino considera que no provoca efectos perjudiciales en el medio. 



Los objetivos de este proyecto son la producción de gas natural así como la creación de almacenamientos subterráneos de gas. 



Esta nueva infraestructura creará cinco nuevos sondeos de gas desviados de los emplazamientos ya existentes así como la instalación de un gaseoducto de interconexión que sustituirá al ya existente. 



Por ello se presentaron alegaciones en la fase de consultas previas de la Declaración de impacto ambiental, las cuales se tuvieron en cuenta porque la empresa debe obtener el certificado de no afección de la Red Natura 2000, además de corroborar que en la zona donde se llevarán a cabo las obras no posee nidos de águila real, milano real ni lince ibérico. 



A todo esto, además, debemos añadirle los atropellos que sufren las aves del entorno de Doñana en las carreteras, y a pesar de que los atropellos constituyen la causa principal de mortalidad conocida mas importante en Doñana, la Junta de Andalucía no muestra una clara política orientada a disminuir el tránsito de vehículos por la comarca. Es mas, su objetivo principal ha sido totalmente el contrario, es decir, aumentar el tamaño y capacidad de las carreteras para facilitar el tránsito de vehículos.

Datos 2014

De los 228 espacios naturales recogidos en la Lista del Patrimonio Mundial – Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, 19 se encuentran afectados por amenazas graves, por lo que requiere una intervención urgente y a gran escala para recobrar sus valores.

España firmó en 1982 la Convención para la protección del Patrimonio cultural y natural de la Humanidad de la Unesco, que regula la lista de bienes Patrimonio de la Humanidad. De los 5 bienes naturales que contamos en nuestro país, 3 se encuentran en el apartado de alta preocupación: Doñana, Garajonay y Eivissa.

Problemática con el almacén de gas

En diciembre de 2014, Gas Natural reclama 358 millones de euros por el veto de la construcción del almacén de gas natural a la Junta de Andalucía. El objetivo era convertir el subsuelo del espacio natural más emblemático de toda Europa en un almacén de hidrocarburos y donde la empresa pretendía abrir 14 nuevos pozos exploratorios y 20 kilómetros de nuevos gasoductos.

A pesar de tener el visto bueno por el gobierno central, el Ejecutivo andaluz mantiene en suspenso la obra debido a que el informe de evaluación de impacto ambiental se dividió en cuatro, sin tener en cuenta el efecto acumulativo sobre la Red Natura 2000.

El exministro de Industria Miguel Sebastián, transformó en 2011 los permisos que tenía la empresa de extracción, añadiéndole a mayores la autorización de poder almacenar gas también. Para construir los nuevos gasoductos, dos de las obras son dentro del espacio protegido de Doñana.

El enfrentamiento será resuelto por Bruselas que ya abrió expediente sobre el proyecto, al margen de que Gas Natural decida acudir a los tribunales. La Junta de Andalucía ha pedido a la Comisión Europea que establezca si está actuando correctamente al bloquear las obras.

Fuentes: 


ABC, 13 enero 2004
Ecoticias.com, 20 julio 2009
Público, 18 agosto 2009
Portaldelmedioambiente.com, 28 agosto 2009
El Mundo, 3 febrero 2013
La Vanguardia, 23 enero 2013
El País, 31 octubre 2014
La Vanguardia, 14 noviembre 2014
Ecoticias, 9 diciembre 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn