Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Impactos ambientales > Contaminación atmosférica > Diez maneras de hacer caso omiso del protocolo de contaminación

El coche y la ciudad

Diez maneras de hacer caso omiso del protocolo de contaminación

protocolomadrid

Esta infografía muestra con bastante claridad las medidas de restricción del tráfico que tiene previsto el Ayuntamiento de Madrid. Los diez trucos se refieren principalmente al escenario tres del protocolo, que establece que solo pueden circular los coches de matrículas pares los días pares y los de matrículas impares los días impares, una seria limitación al uso del coche.

Suma pasajeros
Los vehículos con tres o más pasajeros tienen bula, pueden circular libremente cuando los demás lo tienen prohibido. No tienes más que informarte de quiénes de los que te rodean hacen un trayecto parecido al tuyo a la misma hora e invitarles a usar tu coche. No es difícil, por eso existen los atascos en las horas punta.

No uses el coche como plato único
Haz tu mezcla de transporte. Sustituye un viaje único en tu coche por un trayecto combinado: por ejemplo, un primer tramo en coche, el segundo y coincidente con el centro de la ciudad, en metro.

Consigue un coche con la pegatina azul
Necesitas cambiar tu coche de combustión por un vehículo de emisión cero. La pegatina azul “Cero emisiones” identifica a los coches que no contaminan, y que pueden circular libremente incluso en el peor de los episodios de contaminación. Si has pensado en vender tu vehículo convencional y comprarte un eléctrico, habla con tu concesionario, casi todas las marcas ofrecen modelos eléctricos cada vez más asequibles. Incluso puede que te ofrezcan un plan renove.

Usa un coche eléctrico compartido
Puede ser una buena idea usar un servicio de coche compartido y además eléctrico, que es inmune a las restricciones de tráfico. El servicio Car2Go sólo usa coches eléctricos, pero otras compañías como Bluemove o Respiro también te ofrecen la posibilidad de usar coches de emisión cero.

Utiliza el taxi
El taxi de toda la vida ahora es algo así como un servicio de coche compartido con conductor. Los taxis pueden moverse libremente por la ciudad en pleno episodio de contaminación (NOTA: en el llamado escenario cuatro, contaminación muy peligrosa, sólo circularían libremente los ecotaxis y los ocupados por varios pasajeros). Los ecotaxis son vehículos de emisión reducida, generalmente híbridos.

Usa vehículos de dos ruedas, no de cuatro
Motos, ciclomotores y por supuesto bicicletas pueden circular libremente durante los episodios de contaminación, al menos hasta el escenario tres. La razón es que tienen una emisión muy reducida por pasajero transportado en comparación con un coche, no en vano pesan hasta diez veces menos.

Utiliza VLUEs para tus trayectos por el centro
Los VLUEs (no lo busquen en el diccionario) son vehículos ligeros urbanos eléctricos. Un problema de los episodios de contaminación es que usar la bici y el esfuerzo físico que supone no puede hacerse sin respirar gases tóxicos. Los VLUEs pueden ser desde una simple ruedecilla entre los pies a un aparatoso segway, pero permiten moverse a buena velocidad sin esfuerzo físico.

Flexibiliza tus horarios
Teletrabajo parcial, acumular trabajo ciertos días y librar otros, etc. Hay muchas fórmulas para evitar el trayecto fijo diario a hora fija domicilio-trabajo. Es verdad que la cultura de empresa en España no es muy partidaria de la flexibilidad, pero hablando se entiende la gente, José Luis.

Racionaliza tus necesidades de desplazamiento
Tal vez no necesites hacer la compra en un lejano centro comercial al que tienes que ir en coche, y puedas abastecerte en el supermercado de la esquina. También puedes ver la posibilidad de dejar de enviar a tus hijos a supercolegios situados a muchos kilómetros de distancia y propiciar que vayan caminando al colegio del barrio.

Considera el caminar como un medio de transporte
En el mejor de los casos puedes sustituir completamente el uso de tu coche por una buena caminata, digamos hasta cuatro kilómetros de distancia, pero eso no es frecuente. Lo que sí puedes hacer es usar el caminar para facilitarte la vida, como un medio de transporte más a unir a la “mezcla de transporte” que sugeríamos más arriba. (NOTA: en pleno episodio de contaminación no es buena idea practicar la marcha atlética, que exige respirar profundamente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn