Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Transporte > Transporte privado > El coche: tecnología, normativa > Despegue de los vehículos eléctricos

Transporte

Despegue de los vehículos eléctricos

Agosto 2012

La existencia de automóviles eléctricos que puedan recargarse en un enchufe ordinario, silenciosos, que no contaminen las ciudades, con una autonomía suficiente, que contribuyan a una mayor eficiencia de la red eléctrica y que hagan incluso bajar el precio de la electricidad puede ser una realidad emergente cuya oportunidad es la crisis del sector automovilístico.

En muchos países desarrollados (Japón, Estados Unidos, Alemania, Israel) están surgiendo desde los sectores público y privado iniciativas para electrificar el transporte por carretera. Los científicos e ingenieros están convencidos de que la tecnología está casi a unto para el cambio.

El principal problema al que se enfrenta las motos y coches eléctricos son las baterías de última generación, que están apenas saliendo del laboratorio, y en los métodos de hacer llegar la tecnología al mercado.

Revistas especializadas y científicos han criticado las ayudas a los grandes fabricantes de automóviles norteamericanos para sortear la crisis si no se comprometen a cambiar de rumbo de verdad hacia una mayor eficiencia.

En Cary, Carolina del Norte, la cadena estadounidense de comida rápida McDonald’s ha estrenado su primer punto de recarga para que reposten los coches eléctricos. El concepto que se ha manejado para la implantación de este modelo de repostaje es el de recargar las baterías del coche mientras el cliente disfruta de su menú Big Mac, por lo que dicha iniciativa tiene evidentemente un claro componente promocional. Sin embargo, no carece de importancia que se empiecen a dar los primeros pasos para fomentar el uso de los coches eléctricos por parte de los ciudadanos de manera habitual, especialmente en la ciudad, donde su uso es más factible respecto al factor limitante de la autonomía y tiempo de recarga necesarios actualmente en este tipo de vehículos.

La empresa encargada de gestionar éste y los futuros puntos de recarga es la norteamericana Coulomb Technologies, el principal fabricante de estas unidades en todo el mundo. Esta empresa es la responsable de implantar el concepto que McDonald’s parece que va camino de popularizar en todo el mundo: repostar mientras se realizan actividades paralelas en lugar de hacer de la recarga una actividad en sí misma. Esta es la conclusión que se deduce si se comprueba que Coulomb Technologies ha instalado la mayoría de sus puntos de recarga en centros comerciales y zonas próximas a áreas de compras, donde la clientela soluciona sus recados mientras el coche se recarga.

Primeros automóviles comerciales

El primer vehículo comercial enchufable en una toma de corriente tradicional de 230 voltios es el Chrysler Volt. Se carga por completo en tres horas y su batería de ion-litio tiene una vida estimada de tres horas. Con la batería al completo el Volt podrá recorrer cerca de 60 kilómetros, aunque en caso necesario un pequeño motor de gasolina extiende la autonomía a 1000 km con bajas emisiones.

Pero además, recientemente ha salido al mercado el nuevo modelo “Think City” de origen noruego e impulsado por la compañía española “Going Green”. Este inició la venta en 2009 en España. El “Think City” se trata del primer turismo eléctrico matriculado y asegurado en España, el precio ronda los 25.000 €.

La compañía china BYD, especializada en la fabricación de baterías también ha lanzado un vehículo híbrido que puede ser recargado en un enchufe casero, el F3DM. Aunque se trata de una compañía de solo cinco años de antigüedad en el sector de los automóviles, está trabajando para convertirse en un líder mundial de fabricantes de vehículos de alta eficiencia energética. El coche tiene una autonomía de 100 km y sus baterías son recargadas en nueve horas en una toma de corriente normal, y en 10 minutos en una estación de servicio especializada. Según el fabricante se trata del primer híbrido que puede recargarse sin necesidad de infraestructuras.

Como medida para incentivar el uso de las motos eléctricas, el mes de junio de 2009 se celebró en el circuito de la isla de Man (Reino Unido) el primer Gran Premio de Motociclismo Cero Emisiones, en el que participaron 16 equipos procedentes de siete países y 23 motos eléctricas equipadas con la última tecnología de baterías y propulsión.

Esta carrera es sólo una muestra del empuje del negocio de las motos eléctricas, no contaminantes y exentas de ruido. Según Francisco Montoya, director comercial de Vectrix (una de las marcas de moto eléctrica que se comercializará en España), se necesitan más facilidades para recargar estas motos. De momento, son los servicios de vigilancia y la Policía los que más demandan estas motos.

Existen principalmente tres inconvenientes en estas motos: el precio (suele ser unos mil euros superior al modelo que utiliza combustible tradicional); la autonomía (de unos 100 km); y el tiempo de recarga (al menos de 4 horas). Sin embargo, los que ya tienen este tipo de moto, la recomiendan encarecidamente para uso urbano.

Otras compañías destacan actualmente en su interés por el vehículo eléctrico. Destacan entre ellas la alianza entre Renault y Nissan, que está presentando a los medios de comunicación interesantes vehículos 100% eléctricos y novedosos sistemas de recarga de baterías. La autonomía es de 160 kilómetros y las baterías se podrán recargar en ocho horas desde un enchufe doméstico. El precio está por concretar, pero rondará los 30000 euros.

Acuerdos entre compañías eléctricas y fabricantes de automóviles

Los escépticos creen que la red eléctrica no está preparada para atender la demanda de carga de una gran cantidad de automóviles eléctricos. Sin embargo son las compañías eléctricas las interesadas en su desarrollo, especialmente allí donde existe una creciente contribución de las energías renovables.

General Motors (GM) e Iberdrola han llegado a un acuerdo para estudiar la viabilidad de introducir el coche eléctrico en España y Reino Unido. Este análisis estudiará la recarga de la batería por parte del usuario y los requerimientos necesarios para la localización de tomas de corriente en domicilios privados y oficinas, así como en enchufes de aparcamientos públicos con sus correspondientes contadores de electricidad. Ambas compañías comprobarán que el automóvil es viable, seguro y que la red eléctrica puede asumir la demanda.

En España, donde la energía eólica es una fuente de energía primaria ya muy importante, cerca del 20% del total, puede haber horas del día en que sobre energía eléctrica, que no se puede almacenar.

Las compañías eléctricas piensan en las baterías de los coches no solo como clientes sino como un recurso para almacenar energía eléctrica durante las horas de menor demanda y recuperarla en caso de necesidad durante las horas de mayor demanda. Podrán existir tarifas variables y contadores inteligentes que permitan cargar el coche cuando la tarifa es más baja, venderla cuando es más cara y garantizar que el usuario pueda utilizar el vehículo cuando lo necesite.

Uno de los aspectos que más preocupa es qué sucede con las baterías una vez que dejan de ser útiles,estas baterías tienen una vida útil muy similar a la de los coches de combustión, es decir unos 10 años más o menos y a partir de ese momento inician un paulatino deterioro, que reduce su capacidad de carga real y por consiguiente la autonomía, pero a pesar de esto mantienen hasta un 70% de su capacidad de carga, lo que las hace perfectamente válidas para otras actividades como baterías de emergencia en los hospitales, almacén temporal en instalaciones de placas solares o parques eólicos o asistir redes eléctricas domésticas entre otras aplicaciones.

Ya se está empezando a trabajar la opción de alquilar la batería para conseguir reducir el precio final del coche por lo que los usuarios podrían financiar en parte la compra de una nueva batería o vehículo.

Alternativa a la falta de combustible

Ante el inevitable agotamiento de los combustibles fósiles es necesario desarrollar otro tipo de energías para mantener activo este mercado.

Mientras que grandes compañías occidentales gastan dinero en campañas de concienciación para el fomento de este tipo de automóviles, en Palestina, la necesidad de no depender del petróleo ha terminado por agudizar el ingenio. Tanto es así, que un taxista afectado por la falta de combustible que afecta a la franja de Gaza, ha creado el primer coche eléctrico “Made in Palestina” utilizando solamente componentes locales, como el hierro o la madera e introduciéndolo una batería eléctrica.

El resultado es una especie de cochecito de golf, con espacio para el conductor y dos pasajeros y capacidad para 150 kilos de carga. Cuenta con una lona de plástico para proteger a los viajeros de las inclemencias del tiempo y apenas alcanza los 20 kilómetros por hora.

Enlaces de interés:
www.goinggreen.es

Fuentes:
El País, 10 diciembre 2008
El País, 12 diciembre 2008
El Mundo, 12 diciembre 2008
El País, 17 diciembre 2008
ABC, Natural, 12 mayo 2009
Ambientum.com, 7  julio 2009
Ecoticias.com, 2 agosto 2009
El Mundo, 03 octubre 2009
El Mundo, 18 mayo 2010
Canalsolidario.org, 23 abril 2012
ECOticias.com, 23 abril 2012
ABC, 2 agosto 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn