Sociedad y Medio Ambiente

Contaminación atmosférica en China

Marzo 2014

La contaminación en China llega a niveles extremos 



El nivel de contaminación superó en muchos lugares los 400 microgramos por metro cúbico, lo que multiplica por 16 el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Incluso hay partes del norte del país que sufren su sexto día de polución severa, por lo que el gobierno extendió la zona de peligro por smog a unos 400 millones de ciudadanos. 



Preocupado por la situación, el régimen elevó ayer la alerta por contaminación al nivel naranja, el segundo más alto en una escala de cuatro, para todo el norte y el centro del país, informó la agencia oficial Xinhua. Pekín y Tianjin son dos de las ciudades más afectadas. También están en riesgo las provincias de Hebei, Shanxi, Shandong, Henan, Shaanxi y Liaoning.

La capital china, donde la alerta naranja está vigente, sufrió el séptimo día consecutivo de una contaminación muy alta: el aire estaba lleno de humo y la visibilidad era de apenas unos cientos de metros. 



En la capital, el valor de partículas en suspensión en el aire multiplicó por entre 17 y 20 los niveles recomendados por la OMS. Los hospitales estaban saturados de pacientes con problemas respiratorios, cardíacos o de circulación. 



Las autoridades sanitarias recomendaron que los mayores y los chicos no salgan de sus casas y que los 20 millones de habitantes de la ciudad se protejan con barbijos si tienen que salir a la calle. 



Ante las críticas de la población por no tomar medidas para reducir la contaminación, las autoridades de la ciudad respondieron que 36 industrias dejaron de producir y otras 75 redujeron las emisiones contaminantes en un 30% tras ser obligadas a hacerlo. Además, otras 36 redujeron su producción de forma voluntaria. 


Otra de las críticas es que ante los valores extremos de contaminación el gobierno no decretó la alerta roja, la más alta, que impediría la circulación de automóviles y ordenaría más cierres de fábricas. 



Los médicos advierten de las consecuencias del smog para la salud, que puede debilitar el sistema inmunológico y facilitar problemas respiratorios, cardíacos o circulatorios. 



El smog afectó sobre todo a pacientes con asma y enfermedades de corazón o de los bronquios. Según calculan renombrados científicos chinos, cada año mueren entre 350.000 y 500.000 chinos como consecuencia de la alta contaminación ambiental. 



La segunda mayor economía del mundo es también la mayor consumidora del mundo de energía, dos terceras partes de la cual proceden del carbón. En muchas de las industrias faltan instalaciones de filtrado modernas. 



El consumo de energía per cápita en China y con respecto al crecimiento económico supera en un 40% la media mundial. Además, la cifra de automóviles en las rutas de China aumentó de los 16 millones que había en 2000 a cerca de 100 millones en la actualidad 



China invertirá 300.000 millones de dólares contra la polución 



China invertirá hasta 1.75 billones de yuanes (alrededor de 300.000 millones de dólares, 211.000 millones de euros) para combatir la contaminación que afecta a gran parte del país en los próximos tres años. 


El 36,7 por ciento de la inversión irá destinado a la industria de “limpieza del aire”, y otro 28,2 por ciento al impulso de las fuentes de energía renovables. El resto se empleará para temas como la mejora de la calidad de los motores de los vehículos, entre otros asuntos. 



El Gobierno chino lanzó hace meses un plan quinquenal para incorporar nuevas políticas medioambientales que combatan los altos índices de contaminación que sufre el país, excesivamente dependiente del carbón, principal fuente de energía. 



La concentración de partículas PM 2,5 en el aire, las inferiores a las 2,5 micras y las más peligrosas para la salud por su capacidad de infiltrarse en los pulmones, ha llegado en las peores ocasiones hasta los 800-900 microgramos por metro cúbico en ciudades como Pekín, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que no sea superior a los 25 microgramos por metro cúbico.

La contaminación -motivada por factores como el uso de carbón como principal fuente de energía- ha hecho que la incidencia de cáncer de pulmón en ciudades como Pekín haya crecido un 56 por ciento entre 2001 y 2010, y que los pacientes de esta variedad constituyan una quinta parte de la totalidad de los enfermos de cáncer en la capital china, según los datos municipales. 



Estos datos apuntan que el cáncer de pulmón se convirtió en la principal causa de muerte entre los varones, y la segunda entre las mujeres, en 2010. 




Pekín promete cerrar 300 fábricas contaminantes en el 2014 



El gobierno ha prometido recompensar a las empresas que mejoren el tratamiento de sus residuos o lleven a cabo otras acciones de cara a reducir la contaminación. 



Al borde del colapso ambiental, el gobierno de la República Popular China quiere mejorar el aire de Pekín. La capital ha propuesto cerrar 300 fábricas calificadas de contaminantes a lo largo del año para aminorar los niveles de polución. 



Los cierres forman parte de un plan de mejora medioambiental puesto en marcha para el periodo 2013 – 2017. A esta medida se suma la prohibición de nuevos proyectos industriales en sectores como el cemento o acero, ambos altamente contaminantes. 



El objetivo es reducir a un ritmo de un 5% anual la cantidad de partículas PM2,5 en la atmósfera, cuyo diámetro es menor a 2,5 micras, las más peligrosas para la salud. 



El gobierno chino, preocupado por el coste social y económico que el daño al medio ambiente causa en el país, anunció la creación de un fondo de 1.650 millones de dólares para la mejora de la calidad de aire. 



Este fondo se utilizará para recompensar a las empresas que mejoren el tratamiento de sus residuos o lleven a cabo otras acciones de cara a reducir la contaminación atmosférica, según un comunicado del Consejo de Estado chino. 



Pekín inhabitable 



Un estudio, realizado por la Academia de Ciencias Sociales de Shanghái, y citado por el diario “South China Morning Post”, señala que Pekín está en penúltimo lugar en términos medioambientales. El último lugar le pertenece a Moscú, en una lista de 40 ciudades del planeta que se ordenan en diversas categorías (según niveles de polución, ambiente cultural, inclusión social y otros factores). 



Estocolmo, la capital sueca, lidera la clasificación en lo que a calidad de su aire se refiere, mientras que fracasan otras ciudades chinas consideradas en el estudio tales como Hong Kong (en el puesto 34) y Shanghái (en el 36). 



La contaminación en China persiste. Tras la finalización de los Juegos Olímpicos en Pekín en el año 2008, la mayoría de las mejoras, como la jubilación de antiguos autobuses o la sustitución masiva de calderas de carbón por gas, se esfumaron y el aire volvió a castigar las gargantas y los pulmones de los residentes de la ciudad. No obstante, Pekín decidió prolongar la restricción de circulación reduciendo el 20% de los vehículos durante el plazo de un año, con excepción de los fines de semana.

Los datos del Banco Mundial en 2006 aseguraron que 16 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo se encuentran en China. En 2009 se definían dos de cada cinco de sus urbes en categorías oscilantes entre ciudades “contaminadas” y “peligrosas”. 



Las zonas más afectadas son el delta del río Yangtsé (que incluye Shanghai) y el delta del río Perla (principal núcleo manufacturero del país), donde se encuentran Guangzhou y Shenzhen. Pero también sufren problemas Pekín, la municipalidad de Tianjin, las provincias de Shanxi (corazón de la industria minera) y Hebei. 


En su lucha por la calidad del aire, China se centrará en el cierre de industrias contaminantes y en la construcción de instalaciones de desulfuración. Además, pasará a controlar el ozono y la contaminación por PM2,5, medidas que hasta el momento no se habían incluido. 



En los años anteriores, China sufrió numerosas manifestaciones y protestas causadas por los escándalos medioambientales. La movilización estaba justificada, ya que más de la mitad de las ciudades están afectadas por la lluvia ácida y una sexta parte de sus principales ríos no son aptos ni para el cultivo. 



Un estudio realizado por el gobierno chino puso de manifiesto que tan sólo el 3,6% de 471 ciudades analizadas registran un aire de máximo nivel de limpieza. 



Mientras su estatus económico a nivel mundial sube como la espuma, sus niveles de calidad medioambiental disminuyen. La pérdida de biodiversidad, los bajos niveles de la calidad del aire o la contaminación de sus aguas, son temas que el gobierno chino tiene que tratar si quiere que su población tenga una vida saludable.

Otro problema es que la población china no deja de crecer, además la contaminación aérea aumenta constantemente, estos dos factores conllevan en el país un importante aumento de los costes sanitarios, según un informe del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) presentado en febrero de 2012. Los científicos del MIT afirman que su impacto económico ha pasado de los 22.000 millones de dólares en 1975 a los 112.000 de 2005, a pesar de los progresos del país en reduciendo la contaminación. 



Esta investigación ha sido desarrollada por el programa de ciencia y política del cambio climático del MIT, y se ha centrado no sólo en los efectos inmediatos, sino principalmente en los costes sanitarios de la contaminación a largo plazo. Han descubierto las dos causas principales para el aumento del coste sanitario de la polución, por una parte la rápida urbanización y el aumento de la población incrementan el número de personas expuestas a la contaminación, por otra, los salarios altos aumentan las pérdidas por la pérdida de productividad o por las bajas laborales. 

Kyung-Min Nam, uno de los autores del estudio ha declarado al boletín de noticias del propio MIT que “esto sugiere que los métodos convencionales, que desatienden el impacto acumulativo del daño al bienestar provocado por la contaminación, subestiman los costes sanitarios de la polución en economías de crecimiento rápido como China”. Nam pone como ejemplo que, según el MIT, la contaminación provocó la pérdida de 64.000 millones de dólares en el PIB de 1995, mientras que el Banco Mundial consideró que sólo fue de 34.000 millones. 



China se ha propuesto reducir en un 17% para 2015, para reducir la contaminación del aire está fomentando las energías renovables, y en especial, la eólica y la solar. Sin embargo, los considerables subvenciones a la industria de las energías renovables provocaron una demanda estadounidense. En diciembre de 2011, el Gobierno de Estados Unidos denunció las prácticas chinas, respondiendo a la petición del sindicato United Steelworkers, a la Organización Internacional del Comercio, por considerar perjudiciales las ventas de equipo para la generación de energía solar y eólica a un precio más bajo. 



La contaminación por plomo es otro de los temas escabrosos en la contaminación medioambiental china. Suele deberse a una asimilación continuada de pequeñas trazas de metal, el cual es causante de daños cerebrales y renales, de hipertensión y anemia y afecta negativamente al sistema nervioso y reproductivo. En niños puede provocar problemas de crecimiento y en el desarrollo del cerebro, pudiendo derivar en daños irreversibles. 



A pesar de los buenos propósitos que se planteaba China, ha tomado la decisión contundente de mantener abierta una fábrica de plomo en la región central del país (Henan). En este país los intereses particulares están, en ocasiones, supeditados a los económicos y el Gobierno fija una serie de prioridades. Por lo visto, estas prioridades justifican el desplazamiento de 15.000 personas residentes en la zona de Jiyuan (provincia central de Henan), el mayor complejo de fundiciones de plomo de toda China; así las fábricas podrán seguir funcionando. Asimismo, fundiciones de plomo han cerrado en muchos lugares del mundo por cuestiones medioambientales, lo cual ha permitido que este sector florezca en China. 



En octubre de 2009 se detectó plomo en sangre de casi 1000 niños en la provincia de Henan, también se hallo en menores de las provincias de Jiangsu y Guangdong.

Las autoridades han detectado 968 niños con tasas de plomo excesivas sobre un total de 2700 menores de 14 años y se han dado casos de niños que han llegado a dar más de 500 microgramos de plomo por litro de sangre. Se ha establecido el límite de 100 microgramos a partir del cual el riesgo es significativo para la salud, lo que resulta una intoxicación de tipo moderada o severa, en función de cada concentración. 



Todo este escándalo ha vuelto a poner de manifiesto la amenaza para la salud y el medio ambiente de la política de crecimiento a cualquier precio impulsada por Pekín. 



Por el funcionamiento de la fábrica ilegal de baterías Borui, ubicada en la provincia de Anhui, al este del país, un número superior a 200 niños ha sido envenenados por plomo. De los cuales, 28 presentaban más de 250 microgramos por litro de sangre. 



La instalación ha sido clausurada por las autoridades, junto con otra en la zona de similares características. Además de operar de forma ilegal, Borui no respetaba la distancia mínima de 500 metros con la línea de viviendas ni había superado los controles ambientales. 



China es el mayor productor y consumidor de plomo del mundo, metal imprescindible para mantener una línea creciente en su parque automovilístico. Tristemente, el afán de un crecimiento exponencial y un inmediato beneficio económico, adherido a la corrupción y la gran población que sostiene China, han dado lugar a una calidad ambiental muy desmejorada ocasionando problemas medioambientales frecuentes y condicionando la salud de sus habitantes.

Fuentes: 


El País, 14 septiembre 2009
Ecoactualidad.com, 18 septiembre 2009
El País, 20 octubre 2009
El País, 7 enero 2011
El País, 16 Junio 2011
Compromiso RSE, febrero 2012

2 comentarios sobre
Contaminación atmosférica en China

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn