Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Alimentación > Cómo la industria del azúcar manipuló la ciencia

Sociedad y Medio Ambiente

Cómo la industria del azúcar manipuló la ciencia

Marzo 2015

Las malas prácticas de la industria del tabaco son por todos conocidas. Sus tácticas de manipulación en el pasado han ido quedado plasmadas en numerosos litigios en los que se hicieron públicos documentos que así lo acreditaban. Ahora, es la industria del azúcar la que queda en evidencia.

Un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de California, publicado en por la revista PLOS Medicine, acaba de sacar a la luz los resultados de un análisis de 319 documentos internos que revelan las argucias que la industria azucarera llevó a cabo en Estados Unidos entre los años 60 y 70 para evitar la reducción de consumo de esta sustancia.

Con ello, esta investigación evidencia que desde comienzos de los 60, la Asociación Azucarera ya conocía los vínculos del azúcar con enfermedades crónicas y que, a fin de evitar limitar su consumo, influyó de manera decisiva en los planes investigación científica y en las políticas sanitarias del país desde finales de 1960 hasta mediados de los 90.

Influencia directa

Hace 65 años, la industria azucarera ya sabía que su producto provocaba caries. Se trataba de algo desastroso, algo con lo que había que lidiar (o más bien intentar ocultar) para que el emporio del dulce no decayese en ventas. ¿Qué solución elegirían? Sin duda la más eficiente: trabajar en estrecha colaboración con los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos para desarrollar un programa de investigación federal centrado en enfoques distintos a reducir el consumo de azúcar.

Trabajando en paralelo y, en última instancia, juntos, desarrollaron enfoques alternativos de investigación, desechando aquellos que pudieran ser perjudiciales para los intereses de la industria azucarera. De hecho, esta última fomentó que los planes de salud se dirigieran a limitar el impacto en lugar de restringir o reducir directamente su consumo.

Planes de salud dental

En este contexto, este análisis muestra cómo a finales de 1960 y principios de 1970, la industria azucarera financió la investigación en colaboración con las industrias de alimentos aliadas sobre una vacuna contra la caries, entre otras. De hecho, investigaciones planteadas por el Instituto Nacional de Investigación Dental que podrían haber sido enormemente perjudiciales para los intereses azucareros de cara al Programa Nacional de Caries de 1971, fueron desechadas al poner como prioridad las peticiones de “la industria del dulce”.

Además, resulta irónico la coincidencia con una etapa (1956-1970) en la que el país norteamericano renovó sus recomendaciones en cuanto al seguimiento de una “Daily Food Guide” (Guía diaria de alimentos), basada en la ingesta adecuada de nutrientes a través del consumo de cuatro grupos de alimentos básicos (verduras y frutas, leche, carne, y cereales y panes) y en la que no se incluye orientación alguna sobre la cantidad adecuada de azúcares que el individuo debía incluir en su dieta para tener una vida sana. Sería, sin embargo, a partir de los ochenta cuando se incluiría una quinta recomendación que sí haría alusión una ingesta moderada de esta sustancia.

Directrices de la OMS

Aunque los autores reconocen que los papeles analizados proporcionan una “pequeña ventana” sobre la influencia de la industria del azúcar sobre los planes de salud, señalan que la posición actual de los mismos se ha centrado, hasta hace poco, en el consumo de pasta de dientes con flúor, selladores dentales y otras maneras de reducir el daño del azúcar, en lugar de reducir su ingesta.

De hecho, no ha sido hasta el pasado año 2014 cuando se ha tomado una medida global de este calibre, fecha en la que la Organización Mundial de la Salud hizo públicas una serie de directrices en las que recomendaba a los adultos con un peso normal reducir el consumo de azúcar al 5% de la ingesta calórica diaria (una cucharada sopera al día), basándose en el análisis de los últimos datos científicos que muestran evidencias de que un consumo superior al estimado provoca aumento de peso corporal y tasas más elevadas de caries dental.

 Fuentes:

www.elmundo.es, 13 Marzo 2015

elpais.com, 10 Marzo 2015

www.elperiodico.com, 12 Marzo 2015

www.abc.es, 11 Marzo 2015

www.diariosur.es, 11 Marzo 2015

PLOS Medicine. Sugar Industry Influence on the Scientific Agenda of the National Institute of Dental Research’s 1971 National Caries Program: A Historical Analysis of Internal Documents

Enlaces de interés:

Artículo en PLOS Medicine:

http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1001798

Recomendaciones de la OMS (Resumen):

http://who.int/nutrition/publications/guidelines/sugar_intake_information_note_es.pdf?ua=1

Breve historia de las guías para la alimentación en EEUU:

http://www.choosemyplate.gov/food-groups/downloads/MyPlate/ABriefHistoryOfUSDAFoodGuides.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn