Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Agua > Eficiencia en el consumo > Tecnología ahorradora > Ahorro de agua con plantas autóctonas

Agua

Ahorro de agua con plantas autóctonas

Agosto 2009

Un proyecto pionero del Canal de Isabel II demuestra la posibilidad de salvar recursos hídricos hasta un 70 por ciento, sin necesidad de reducir las 10.000 hectáreas de zonas verdes en la Comunidad de Madrid.

El experimento consistió en una plantación de 15 especies de plantas en 4.000 metros cuadrados, divididas en 60 parcelas, en las inmediaciones de la estación de tratamiento de agua de Colmenar Viejo. Abarcó un periodo de dos años.

La aplicación del estudio, supondría un ahorro de entre 35 y 55 centímetros cúbicos, el 10 por ciento del consumo total de agua en la región durante un año. El ensayo descubre la mejor combinación de cada planta con el tipo de riego más adecuado. La evaluación, el primer estudio científico de estas características con especies de la región, aporta un valor de eficiencia en el cultivo de cada planta.

Por ejemplo, el césped clásico, con un valor calórico de 0,7, es el más consumidor de agua por metro cuadrado, según la valoración asignada por el Canal. El cotoneaster, el arbusto reconocible por sus pequeños frutos rojos, regado con goteo ahorra un 70 por ciento de agua respecto a la misma extensión de césped. Igual porcentaje de ahorro que el atriplex, otro arbusto de naturaleza seca típico en los jardines madrileños. El valor calórico de ambos arbustos es de 0,25.

El césped clásico regado con aspersor es el punto de partida del estudio como ejemplo de ineficacia. «Las praderas no son propias del clima mediterráneo seco como el madrileño. Estéticamente tienen mucho valor, pero consume muchísima agua», explica Francisco Cubillo, subdirector del área de I+D+i del Canal.

Si el uso del tapete de hierba es ineludible, la solución está en emplear especies más adaptadas a las condiciones climáticas de la comunidad, como el césped sahara. Aguanta mejor las temperaturas del verano, cuando más agua necesita la planta. En concreto, según el estudio, el goteo en hierba sahara ahorra un 27 por ciento de agua respecto al césped clásico regado por difusor.

Aunque hay técnicas más beneficiosas para salvar agua. Por ejemplo, el uso de «mulching» (acolchados) en lugar de césped. Es un compuesto a base de cortezas de pino, grava y arena que reduce la pérdida de agua por evaporación y mantiene homogénea la humedad del suelo.

La investigación estableció también un nivel de eficiencia para cada sistema de riego. Los mayores derrochadores de agua son el aspersor y el difusor. Los más ahorradores, por el contrario, son el riego directamente a la raíz y el riego enterrado. Ambos, curiosamente, están empatados con el riego manual con manguera en nivel de eficiencia.

La explicación es sencilla: «El riego manual en el estudio es eficiente porque los jardineros cuidaron hacerlo bien. Una persona pendiente de las plantas conoce bien las necesidades de humedad o el nivel de marchitez. Se ajusta más incluso que el riego programado», justifica el directivo del Canal. En la práctica, sin embargo, el riego manual no es tan responsable como en el ensayo. Un estudio reciente de la empresa pública constató un consumo de 1,5 veces por encima de las necesidades hídricas reales de la planta.

La solución propuesta pasa, en definitiva, por la progresiva extensión de los xerojardines, o jardines secos. «Más ajustados a las posibilidades del clima madrileño y con la misma valoración estética», según el directivo del Canal. Una solución en la que coincide Santiago Martín, experto en aguas de Ecologistas en Acción: «Hay que limitar la superficie de césped. Los árboles y arbustos apenas consumen agua y cumplen la misma función ambiental».

El sistema de riego inteligente, aplicado ya en 24 parques públicos, ahorra un 10 por ciento de agua. Los investigadores del Canal están actualmente estudiando el invento para reducir su coste y extender su uso. Sin descuidar tampoco las campañas de concienciación ciudadana. El ahorro de agua es primordial en la jardinería. En la región, se beben 145 hectómetros al año, el 25 por ciento de los recursos de agua de la Comunidad.

Para jardines particulares y comunidades de vecinos el Canal publica útiles consejos para maximizar el ahora del agua:

– Conocer el microclima del jardín.

– Seleccionar las plantas que se adecuen a él.

– Agrupar las plantas según su consumo de agua para facilitar la economía del sistema de riego.

– Escoge plantas autóctonas, sólo necesitarás una pequeña aportación de agua en los meses cálidos.

– Utilice plantas tapizantes o cobertoras sustitutas del césped, que protegen el suelo de la insolación y la escorrentía.

– Instala sistemas de riego por goteo.

– Usa un circuito de agua recirculada para fuentes y estanques.

Enlaces de interés:
www.elretodelagua.com/index.htm

Fuentes:
ABC, 24 agosto 2009
Canal de Isabel II

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn