Estás en: Fundación Vida Sostenible > Señales de Sostenibilidad > El derecho a la desconexión

Trabajo y TIC

El derecho a la desconexión

desconexionMañana será el inicio de la cuarta revolución industrial según dicen algunos. En esta hora en la cual la tecnología se revela como el poder máximo, no hay que olvidar que las nuevas tecnologías ya se convierten en causas de estrés y malestar para muchos, entre otros, los trabajadores.

Todavía me sorprenden los que confían totalmente en la tecnología. Los que piensan que podremos vivir 300 años, que nos mudaremos a Marte, que se podrá crear agua con tierra y cultivar legumbres en zonas áridas, etc. Inventar más. Siempre más. Pero la tecnología no es sólo amor, felicidad, progreso o ayuda, sino que es también riesgo, sedentarismo, despilfarro y mucho más.

Mientras algunos están felices de poder adoptar el teletrabajo (trabajar desde su casa), otros se ven invadidos por la tecnología en su vida personal. Desde la llegada del primer teléfono hasta los nuevos smartphones, las condiciones laborales no han parado de evolucionar. Ahora, los empleados están conectados todos los días. Esa hiperconectividad puede llegar a un abuso por parte de las empresas: llamar el viernes por la tarde a sus empleados para que acaben un dossier para el lunes por la mañana, mandar mensajes a las nueve de la tarde después de un día entero de trabajo, tener que contestar a correos en casa, etc. Todas esas pequeñas acciones pueden invadir nuestras vidas personales rápidamente e influir sobre nuestro bienestar y sobre el de toda nuestra familia.

Países europeos como Alemania y Francia ya están pensando en legislar el uso de la tecnología al servicio del trabajo fuera de las horas laborales. En su proposición de ley del trabajo, el gobierno francés quiere crear un “derecho a la desconexión” para que se respete por completo el tiempo de descanso. Si para algunos parece obvio desconectar sus aparatos después del trabajo, no es tan fácil para otros. Según la psicóloga Tatiana Lissitzky, algunos quieren demostrar sus aptitudes y por lo tanto incrementar su disponibilidad aún después de las horas laborales. Esa actitud puede llegar a una adicción. Esa hiperconectividad también puede llevar a trastornos de sueño o problemas psicológicos por estar siempre “hiper”. Hiperactivos. Hiperconectados. Hiperimplicados…

Esos tipos de comportamiento han crecido poco a poco sin que nos demos cuenta de cómo influyen en nuestra vida. Por supuesto , todos no somos iguales delante de ese asunto, un albañil nunca podrá trabajar desde su casa. Pero un secretario o una secretaria, un ejecutivo o una ejecutiva están más expuestos al riesgo. Nadie nos obliga a contestar al teléfono durante los fines de semana (salvo excepciones) por lo tanto, ¿por qué lo hacemos?

Elvina Mocellin

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn