Los alimentos

Beneficios

Ambientales

A comienzos del año 2001, el gobierno alemán dio un paso significativo al colocar la producción de alimentos bajo un control más estrecho de la administración ambiental. Al mismo tiempo, hizo un llamamiento para potenciar la agricultura extensiva, basada en técnicas ambientalmente correctas, en detrimento del modelo actual de producción masiva de alimentos empleando técnicas intensivas con alto consumo de fertilizantes, pesticidas y combustibles fósiles.

Nuestras pautas de alimentación tienen una influencia profunda sobre la calidad ambiental en nuestro país y en el mundo entero. Las cadenas causales son múltiples: los langostinos baratos proceden en parte de explotaciones intensivas en Sudamérica y el extremo oriente, donde contribuyen al retroceso de los manglares; la producción de grandes cantidades de carne de vacuno a bajo precio en Europa ha llevado a la crisis de las «vacas locas»; en la península Ibérica, se discute desde hace tiempo sobre la viabilidad de amplias extensiones de regadío derrochadoras de agua, dedicadas a la producción intensiva de materias primas alimenticias.

Por esta razón, las elecciones que hagamos en nuestro próximo paseo por las estanterías del supermercado, son una de la palancas más poderosas con que contamos para avanzar en la dirección de un planeta cada vez más esquilmado o, por el contrario, de un mundo cada vez más sostenible.

Económicos

Los alimentos procedentes de la agricultura ecológica cada vez son menos caros que los convencionales. A diferencia, los alimentos con denominación de origen pueden ser bastantes más caros.

Es frecuente encontrar en la estanterías de cualquier supermercado alimentos de agricultura ecológica, en los último años se han posesionado en el mercado. Existe mayor información sobre ellos y la gente tiende a preferirlos en su dieta diaria.

Por esta razón, muchas economías domésticas pueden dedicar sin muchos problemas una parte de su gasto alimentario a productos ambientalmente correctos. Se trata de consumir calidad, más que cantidad.

Además, la llamada «dieta mediterránea», basada en cereales, legumbres, frutas y verduras y aceite de oliva, con un consumo reducido de carne, puede ser globalmente más barata y más sana que otra basada en el consumo de grandes cantidades de carne.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn