Hablemos de medio ambiente

Materiales y residuos

Algunas preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez en relación con la bolsa de la basura

¿Qué consecuencias tiene para nuestra calidad ambiental la producción de residuos?

Una visita a un vertedero “incontrolado” nos dará la respuesta. Los residuos urbanos, si no se tratan adecuadamente, terminan siendo acumulados por millares de toneladas en barrancos y huecos del terreno. A continuación, la materia orgánica se pudre y fermenta, produciendo malos olores y grandes cantidades de gas metano. El agua de lluvia circula a través de la masa de basura podrida y puede acabar contaminando ríos y arroyos a mucha distancia.

Además, resulta claramente insostenible fabricar y distribuir millones de toneladas de objetos de materiales diversos para que terminen, pocos días después de su consumo, atestando vertederos y plantas de tratamiento. En este caso, resulta mucho más lógica la opción de envases reutilizables.

¿Qué cantidad de residuos producimos?

No es fácil responder a esta pregunta: cada persona y cada hogar es un mundo, las regiones más ricas producen más residuos que las de menos renta, las ciudades producen más por persona que las áreas rurales. No obstante, a grandes rasgos, la producción total de residuos urbanos en España se estima en unos 22 millones de toneladas, es decir, aproximadamente un kilo y medio diario por cada hombre, mujer y niño que habita en este país.

Para poner esta cifra en un punto de comparación, hay que decir que se trata de una cifra habitual en los países de la Unión Europea, tal vez ligeramente por debajo. Está algo por debajo de los más de 2 kilos por persona y día de los Estados Unidos, y muy por encima de los 300 gramos diarios -o menos- de muchos países en vías de desarrollo.

¿Cuánta deberíamos producir?

La producción de residuos urbanos ha crecido con gran rapidez en España. Hacia principios de los años 70 del siglo XX era sólo de 199 kilogramos por habitante al año. Durante los años 80 de ese siglo creció sostenidamente, ascendió a 280 kilogramos por habitante al año; en los 90 el crecimiento de la población y las mejoras en la economía propiciaron mayores consumos, para finales de los 90 la producción de residuos urbanos ascendió a 450 kilogramos por habitante al año y en el año 2002 esa cifra subió a 557 kilogramos por habitante al año.

El crecimiento de la producción de residuos tiene varias causas. La principal es sin duda la proliferación de envases desechables: hasta 1970 eran comunes los envases rellenables -por el sistema de “devolver el casco”- de vino, leche, cerveza y otros productos, y el vidrio tenía una cuota de mercado muy alta. Los sistemas de retorno de envases desaparecieron rápidamente en las décadas posteriores, al mismo tiempo que los envases de plástico, aluminio y bricks conseguían importantes cuotas de mercado.

Al mismo tiempo, han surgido nuevos consumos antes casi desconocidos: por ejemplo, el agua envasada ha pasado de ser un artículo de lujo a un uso corriente, y eso implica añadir más envases al flujo de residuos. A principios de 1970, en España, el consumo de agua envasadas por habitante al año era de 5 litros; en el año 2000 este consumo ascendió a 95 litros de agua por habitante al año. Los productos, además, tienden a llevar envases más complejos con más gancho para el consumidor: por ejemplo, las cajas de cartón que envuelven tarros de vidrio o latas de conserva, o los packs de varias unidades envueltos en plástico o cartón.

La respuesta a la pregunta “¿Cuánta basura deberíamos producir?”

Es evidentemente “la menos posible”, pero eso es más fácil de decir que de hacer. Hay que tener en cuenta que los modernos sistemas de envasado son extremadamente higiénicos, y que la venta a granel es inadecuada para muchos tipos de alimentos o productos de limpieza.

No obstante, lo que sí se puede hacer es frenar el crecimiento de la producción de basura y, a continuación, intentar reducirla poco a poco. Existen muchas maneras de hacerlo. Los fabricantes pueden reducir el peso unitario de los envases (por ejemplo, reduciendo el espesor de las paredes de las latas de bebidas), o pueden fabricar envases más simples, sin cajas o bolsas añadidas. El papel de los consumidores es crucial. Principalmente, pueden rechazar los envases excesivamente complejos, que sólo sirven para incrementar el precio del producto sin elevar su calidad.

El flujo de los materiales y residuos domésticos

¿Cómo producimos residuos urbanos en los hogares?

En el cuarto de baño

En torno a un 5% de los materiales se consumen en productos de limpieza personal en el baño y la ducha

En la cocina

Tal vez un 90% de los materiales y de los residuos sólidos que circulan por una casa se gestionan en lacocina, en forma de alimentos y de artículos de limpieza cotidiana

Los alimentos y los restos orgánicos

Productos de limpieza general

Los envases desechables de alimentos y artículos de limpieza (de vidrio, plástico, metal y brick o cartón de bebidas) suponen entre un tercio y la mitad del contenido de la bolsa de residuos.

El vidrio

Plásticos, latas y bricks

Por toda la casa

El papel que utilizamos puede ser de tres tipos: higiénico (que generalmente se va por el sumidero o se asimila a los restos orgánicos), para envases y embalajes y gráfico (en forma de revistas, folletos y periódicos).

¿Cómo es la composición de nuestra bolsa de basura?

Entre un tercio y la mitad son residuos orgánicos (desde mondas de patata a raspas de pescado). Otro tercio (o más) son envases desechados de vidrio, plástico, metal y brick. Una cantidad muy variable es papel, procedente tanto de envases como de periódicos y revistas. La cantidad de materia orgánica presente en la bolsa de basura no ha variado mucho en las últimas décadas: lo que sí ha crecido a gran velocidad es la parte de envases y la de papel y cartón.

Una cuestión muy importante es la de superar el concepto de “basura mezclada sin valor”, para pasar al de “materiales valiosos correctamente separados”. Por lo tanto, deberíamos considerar nuestras bolsas de basura -para materia orgánica, papel, envases y vidrio- como una etapa más del gran ciclo de reciclaje de materiales.

¿Cuál es el destino actual de los residuos?

De más a menos adecuado, es aproximadamente así:

Reciclaje y compostaje

El papel y el cartón tienen la más alta tasa de recogida selectiva y reciclaje (en torno a un 60% y 80% respectivamente, seguidos por el vidrio (algo más de 40%) , pero a los plásticos y bricks le queda mucho más camino que recorrer para alcanzar los porcentajes de reciclado que establecen los planes de gestión de residuos en vigor, que establecen tasas de más un 50% para la mayoría de los materiales. La materia orgánica se recicla –para fabricar compost– en un 40 %. Las latas, tanto de aluminio como de hojalata, también tienen buenos porcentajes de recuperación, facilitados por la posibilidad de separar estos materiales automáticamente en la planta de tratamiento de residuos.

¿Cuál debería ser el destino de los residuos?

Evidentemente, la primera opción de las cuatro señaladas arriba: reciclarlos y hacerlos entrar de nuevo en la cadena de producción y consumo. Una gestión ideal de los residuos debería poder hacer entrar en circuitos de reciclaje un 75% de su peso total -esta es una opción realista-, enterrando el 25% restante en vertederos sanitarios sometidos acto seguido a restauración para emplear el terreno como parques y zonas verdes. Se trata de un objetivo tan ambicioso que lo mejor será empezar cuanto antes.

Incineración con recuperación de energía

Consiste en la quema de residuos con alto poder calorífico para producir energía eléctrica. Este método se puede considerar como algo absurdo -después de todo, consiste en convertir basura en humo y en cenizas, que a su vez pueden ser muy contaminantes- pero puede ser una solución en determinados casos. La política actual establece que sólo pueden ser quemados los residuos que no puedan ser reciclados. Aproximadamente un 5% de los residuos siguen este camino, no sin la oposición de grupos ecologistas y asociaciones de vecinos, a quienes no hace ninguna gracia que instalen una incineradora cerca de sus casas.

Vertedero sanitario

Consiste en una compleja instalación compuesta por celdas estancas cavadas en el terreno, en las que se depositan los residuos, se compactan cuidadosamente y se recubren con varias capas de tierra. No debe existir ningún riesgo de contaminación del agua por los lixiviados, que deben ser recogidos y depurados in situ. Debe evitarse el afeamiento del paisaje, rodeando el vertedero de vegetación. El gas metano producido por la fermentación debe ser canalizado, en algunos casos para utilizarlo en la producción de electricidad. Y las leyes en vigor plantean que sólo se entierren en vertederos aquellos residuos que no hayan podido ser reciclados o incinerados con recuperación de energía eléctrica.

Vertido incontrolado

No es una forma de tratamiento de residuos, sino pura y simplemente un atentado contra el sentido común y la salud pública. Todavía un porcentaje importante de los residuos se arroja sin ningún control, pero afortunadamente el número de estos enclaves decrece con rapidez. La política en vigor establece que deben desaparecer por completo en pocos años.

El precio de los residuos

¿Cuanto cuesta la recogida y el tratamiento de los residuos urbanos?Alguien tiene que hacerse cargo de las más de 22 millones de toneladas de residuos urbanos que se producen anualmente en España. En realidad, el sector de recogida y tratamiento de residuos urbanos da empleo a millares de trabajadores y utiliza un nutrido parque de maquinaria y vehículos de transporte. Es responsable de cientos de instalaciones, que incluyen desde pequeños vertederos sanitarios o controlados a complejas instalaciones de separación selectiva e incineración.

¿Cómo afecta todo esto a nuestro bolsillo?

Veamos algunas tendencias en lo que respecta al coste económico del tratamiento de residuos.

Pagaremos más

Ya terminaron (casi) los tiempos en que los municipios se deshacían de sus basuras depositándolas y enterrándolas en cualquier espacio abierto, con un coste ínfimo para el ayuntamiento y para sus contribuyentes. Actualmente, el coste medio de recogida, transporte y vertido controlado de los residuos urbanos asciende a entre 3 y 6 céntimos de euro por kilo. Haciendo un sencillo cálculo, suponiendo 560 kilos producidos por persona y año, cada ciudadano debería pagar entre 16,8 a 33,6 euros al año.

Esta cantidad sólo paga el coste mínimo de recoger los residuos y depositarlos en un vertedero con unas mínimas garantías sanitarias. Pero las directivas de la Unión Europea obligan poco a poco a construir vertederos cada vez más sofisticados, con barreras de vegetación que los separen del entorno, depuración de las aguas residuales –lixiviados– que producen, aprovechamiento del biogás que genera la fermentación de la materia orgánica, etc. Todo esto incrementará el coste por cada kilo de residuos tratados por este procedimiento.

Pero esto es sólo el principio. Las nuevas leyes de los residuos obligan a reciclar elevados porcentajes de sus componentes: papel y cartón, vidrio, plásticos, etc. Esto obliga a establecer sistemas de recogida selectiva en las calles -contenedores especiales- y a poner en marcha instalaciones de separación en las plantas de tratamiento de residuos, atendidas por operarios especializados. Todo esto cuesta dinero. Pero ¿cómo lo pagaremos?

Pagaremos de otra forma

Hoy en día, muchos ayuntamientos consideran de mal gusto cobrar a sus ciudadanos una tasa especial de recogida de residuos -la antigua tasa de basuras- y la disfrazan dentro del recibo de la contribución (actual IBI, impuesto de bienes inmuebles) o dentro de otras tasas municipales. No obstante, las recomendaciones de expertos y organismos internacionales a los gobiernos van en la dirección contraria: hacer transparente el recibo de recogida de residuos, de manera que cada ciudadano sea consciente de cuanto paga y de cómo se emplea su dinero. Algunas experiencias muestran que existe una fuerte y lógica resistencia a una subida brusca de la tasa de basuras entre las asociaciones ciudadanas, pero esto puede cambiar si los ayuntamientos son capaces de poner relieve las muchas ventajas para la salud ambiental del nuevo sistema, más caro.

Existe otra manera de pagar la recogida selectiva y el tratamiento de los residuos, que se está aplicando ya a los envases. Es el famoso Punto Verde, que figura ya en la mayoría de los envases que se comercializan en Europa. El Punto Verde significa que el envase que los ostenta va a seguir un camino correcto de separación selectiva, selección y reciclaje (o bien otra forma de “valorización”, como la incineración con recuperación de energía). El coste del punto verde por envase se fija en 25 céntimos de euro. Eso significa que cada tarrina de yogur o un envase de 5 litros de aceite de oliva, por ejemplo, paga ese monto por este concepto. El coste del Punto Verde lo pagan los consumidores, y lo canalizan los Sistemas Integrados de Gestión de envases, actualmente Ecoembes y Ecovidrio.

Alguien podría pensar: ¿por qué no establecer una tasa de basuras en función de los residuos que realmente produzca cada hogar? Se han hecho algunos experimentos al respecto, pero las dificultades logísticas de una tasa así son evidentes.

 

De compras sostenibles
Información de interés

27 comentarios sobre
Materiales y residuos

  1. Es una gran pena conocer la violación que estoy haciendo a los principios de sustentabilidad, por ello deberé iniciar una concientización familiar para desarrollar y ejecutar un plan que permita aminorar substancialmente estas desviaciones. Saludos y gracias.

  2. TODAS ESTAS SUGERENCIAS SON MUY BUENAS Y NOS AYUDAN A DARLE UNA VIDA UTIL A MUCHAS COSAS QUE ALGUNOS VEMOS COMO PERDIDAS;
    DEBEMOS DE TENER MAS CONSIENCA EN ESTOS CASOS YA QUE NOSOTROS MISMOS SOMOS LOS QUE ESTAMOS ACABANDO CON EL PLANETA POR LA FALTA DE CONOCIMIENTO.

  3. Todo este tema es de gran importancia para aplicar en nuestro hogar, empresa y sitios a los cuales visitamos, y tener conciencia día a día para cuidar nuestro medio ambiente. Debemos economizar agua, energía, debemos producir menos residuos, utilizar envases reciclables, reutilizar el papel, debemos cuidar la flora y la fauna.

  4. Desde ya que todo lo que se trata en este sitio web es una buena forma de ayudar a generar conciencia sobre el medio ambiente y como ayudar desde nuestros hogares por medio del reciclaje. Es una lastima que dichas practicas solo puedan ser aplicadas en paises preparados y con una politica dispuesta a trabajar a favor de la ecologia. En Argentina, no existe el reciclaje, la gente no esta acostumbrada a clasificar sus residuos y el gobierno tampoco fomenta dicha practica, por lo que se nos hace muy dificil ubicar el destino final de nuestros residuos a los que si clasificmos nuestros residuos.

  5. Sin lugar a dudas, es una informaciòn muy importante que debemos de educar y concientizar a grandes y pequeños, y que tengamos las politicas necesarias para que tengamos un mundo màs equilibrado econòmicamente y socialmente, necesitamos urgentemente tener un crecimiento sustentable para respetar la capacidad de regeneracion del medio ambiente, de lo contrario estaremos en peligro de extinciòn

  6. Sin lugar a dudas, es una informaciòn muy importante que debemos de educar y concientizar a grandes y pequeños, y que tengamos las politicas necesarias para que tengamos un mundo màs equilibrado econòmicamente.

  7. Es sin duda que necesitamos cambiar nuestra forma de pensar para poder vivir con un estilo diferente para ayudarme y sobre todo ayudar a los demas y tener un ambiente que genere una vida llena de frescura y sobre todo enseñanza

  8. ES MUY BUENO YA QUE NOS DA LA MUESTRA DE QUE MATERIALES Y EL MAL QUE HACEMOS ALA COMUNIDAD USANDO MAS DE LO QUE NO UTILIZAMOS Y NOS DA UNAS RECOMENDASIONES O AYUDAS QUE REQUERIMOS PARA MEJORAR Y NO DAÑAR ALOS DEMAS

  9. La mayor conciencia la deben tener nuestros gobernantes ya que ellos son los que distribuyen recursos y las actividades, en esta cd. no hay camión recolector para cada clasificación y así podrás separarlos una vez en el camión se mezclan y eso no ayuda, ojala se considere y me da gusto que esto ya se este tomando mas en serio, recién vi que ya hay acciones al respecto en la Cd. de México.

  10. Me deja sorprendida el cómo unas simples preguntas nos indique el daño que estamos causando en cuanto al manejo que se le da a los residuos en casa el no aportando a la selección de cada material bien sea orgánico, reciclable entre otros. Teniendo en cuenta la respuesta a la huella ecología gestionare un plan donde no solo yo aporte con la clasificación entre otras cosas si no también incluir a mi familia.
    Gracias ¡

  11. No nos imaginamos el daño que causamos al medio ambiente con no hacer lo correcto, pero aquí en Venezuela, creo, no estoy seguro, en ningún estado se hace la clasificación de los residuos que generamos por separado, lo hacen y muy superficialmente en donde están los vertederos de desecho o basura como lo llamamos aquí

  12. pienso que los temas propuestos en este medio son muy buenos para mi aprendizaje ente el consumo sostenible que debemos tener presente para nuestra vida diaria ya que muchos de nosotros deberíamos ayudar mas para reducir el numero de contaminación y de consumo en el mundo

  13. ES UN TEMA PREOCUPANTE, DESGRACIADAMENTE NO TENEMOS LA EDUCACIÓN Y CULTURA PARA SEPARAR LA BASURA, ME GUSTARÍA QUE EL CAMIÓN RECOLECTOR LO HICIERA TAMBIÉN,PARA SENTIR QUE VALE LA PENA SEPARAR DESDE CASA, YA QUE LO HICE POR ALGÚN TIEMPO PERO AL VER QUE EN EL CAMIÓN RECOLECTOR MEZCLA LA BASURA, SIENTO QUE NO TIENE CASO QUE YO LO HAGA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn